En Venecia se hacen los mejores Carnavales del Mundo

Estamos sobre los días donde todo el mundo se encuentra de parranda, ya que nos encontramos en una época donde se celebran las fiestas con mayor tradición e historia. Aquí en España tienen los carnavales de Cádiz con sus comparsas, coros, chirigotas, su finito y la empanada de la Catedral. Y es que un verdadero gaditano nunca olvida esa cita.

Más allá de nuestras fronteras, sucede lo mismo, solo existe el de Venecia. Y si no lo crees, escucha la comparsa de este año del gran Martínez Ares, La Eternidad, que nos lleva directo a vivir esa festividad en Italia. Dos semanas de verbena desde el 16 de febrero al primero de marzo, donde la magia y el erotismo están presentes, y no podemos olvidar que este carnaval es uno de los mejores espectáculos del mundo.

Aquí compartimos contigo, algunas razones por las cuales debes asistir a los Carnavales de Venecia:

Estos carnavales de Venecia son los más antiguos de todo Europa. Su origen se encuentra en las orgías del Imperio Romano, donde el carnaval obliga a muchos usar máscaras para disfrutar al máximo y no ser descubierto. En el siglo XVII la máscara era la única posibilidad que existía para que todos fueran considerados iguales, al menos durante unos días. Y desde esa época ha formado un elemento indispensable para formar parte de la celebración. El siglo XVIII fue el momento de su apogeo, gracias a los aristócratas y nobles de todas partes del mundo que lo descubrieron y luego se declaró fiesta oficial por el Senado de la República de Venecia. En el año 1979 gracias a sus habitantes, el carnaval volvió a celebrarse, hasta convertirse en lo que hoy es una cita indispensable.

Al igual que los venecianos, los turistas acostumbran a vestirse con caretas y disfraces para bailar por las calles y canales de la idílica Venecia. En la actualidad se puede ver en cada esquina acróbatas, bailarines y teatro. Donde todos los atuendos son diferentes y tienden a simbolizar algo diferente también, ejemplo; el arlequín con su traje de parches coloridos, en la antigüedad era hecho a base de retazos de disfraces de gente rica, simboliza la burla de los arrogantes y ambiciosos. Su esposa, la Colombiana, siempre lleva su tambor a cuesta, rechaza de costumbre a Perrot, el criado del señor Pantalone, y el galán más romántico de todo el festival, aunque siempre tenga mala suerte en el amor.

Uno de los disfraces más comunes es el de Maschera Nobile, una careta blanca acompañada de ropa de seda negra muy adornada y un sombrero de tres puntas. Entre las máscaras más comunes está la del Dottore Peste; en 1630, la peste asoló la isla. Los encargados de atender a los enfermos debían usar un traje especial: un amplio y largo vestido negro, con un sombrero de médico, guantes, y una máscara con ojos de cristal y una larga nariz que contaba con materiales perfumados para evitar ser contagiado.

Aunque no es necesario disfrazarse, sería muy divertido hacerlo, disfrutar del carnaval como un Veneciano del siglo XVII. No olvides compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *